En el día de ayer la Justicia cordobesa imputó a Gustavo Dybala, hermano del futbolista de la Juventus, y a su novia por haber violado la cuarentena obligatoria dispuesta por el Gobierno nacional al regreso de su viaje por Italia.

Los jóvenes volvieron a la Argentina el 12 de marzo y, dado que habían regresado de uno de los países con mayor impacto de la pandemia- debían haberse mantenidos aislados por al menos 14 días. Incluso su propio hermano, Paulo Dybala, confirmó días más tarde que está contagiado de COVID-19.

El pasado sábado, el Ministerio Público Fiscal dispuso que la madre del futbolista, su hermano Gustavo y la novia fueran trasladados al hospital Rawson para realizarse estudios de control.

Sin embargo, vecinos del complejo Villasol -barrio cerrado a las afueras de la ciudad de Córdoba en el que viven- denunciaron que no respetaron la cuarentena y que se los observó salir del complejo en varias ocasiones.

 

Fuente: TN