La judoca Paula Pareto dejó por un tiempo de lado su pasión deportiva para luchar contra el coronavirus en el Hospital de San Isidro.

Tras cumplir la cuarentena luego de su viaje a Rusia, la campeona deportiva -médica recibida de la UBA- se reincorporó a sus tareas en el hospital.

La “Peque” dio a conocer la noticia en sus redes sociales. “Somos dueños de nuestro destino, la tarea que se nos ha impuesto no es superior a nuestras fuerzas, sus acometidas no están por encima de lo que soy capaz de soportar. Mientras tengamos fe en nuestra causa y una indeclinable voluntad de vencer, la victoria estará a nuestro alcance”, expresó la deportista parafraseando a Churchill.

Pareto explicó que la frase le pareció “muy adecuada para el momento que estamos viviendo” y que ella se lo recuerda por dos motivos. Por un lado porque es oficial que los Juegos Olímpicos se postergarán, lo cual consideró que es “una decisión muy adecuada tomando la salud de todos como el único foco a concentrarnos”.

“Cumplida mi cuarentena, vuelvo a trabajar de lo que elegí, y de lo que volvería a elegir siempre“, contó la judoca.

Y agregó: “Si bien los médicos traumatólogos no estamos hoy en el frente de batalla directo, somos igual parte del equipo de salud que enfrenta antes que nadie a esta pandemia y que ayudaremos a donde sea necesario”.

“A la batalla una vez mas, algunos desde su casa, nosotros en un hospital, pero siempre unidos en equipo por la misma causa. ¡Nosotros podemos!“, finalizó Pareto la emotiva publicación.

¡Un ejemplo!

 

Fuente: Radio Mitre