El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, viajará al Fondo Monetario Internacional para intentar destrabar un desembolso de 5400 millones de dólares. La llegada de los recursos previstos en el acuerdo requiere una evaluación favorable de los equipos técnicos y la aprobación de los directores del organismo. Existe un grupo de países europeos que a pesar del respaldo estadounidense comenzaron a marcar distancia del fallido programa argentino y plantean esperar al recambio presidencial antes de comprometer más fondos.

Ni la fecha ni la agenda del primer viaje oficial al exterior de Lacunza están confirmadas. “Es probable que viaje con su equipo. La agenda el miércoles se cierra el miércoles. Y el jueves el Fondo realiza su conferencia de prensa donde va a poder dar detalles también de ese próximo encuentro”, anticiparon desde el Palacio de Hacienda.

El libreto que llevarán a Washington fue anticipado por el presidente Mauricio Macri la semana pasada cuando aseguró que Argentina cumplió con las metas de ajuste fiscal y contracción monetaria previstas en el acuerdo.

La corrida, el default y los controles cambiarios dejaron en evidencia que el país no cumple con los criterios necesarios para acceder a un “acuerdo Stand-By de acceso excepcional”. Por eso, el gobierno argentino se abraza al respaldo provisto desde que comenzaron las negociaciones con el FMI por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos. 

El apoyo estadounidense es fundamental para garantizar la llegada de los recursos aunque antes de la evaluación de los directores será necesario que Lacunza, sus colaboradores y el Staff del Fondo encuentren la forma de argumentar, por ejemplo, que después del default de los bonos de corto plazo la deuda Argentina es sostenible.

Aunque aseguran que el desembolso se realizará, los colaboradores de Lacunza abren el paraguas: “La llegada del desembolso no es una necesidad inmediata. Está contemplada dentro del programa financiero anual”, indican desde Hacienda al referirse a los plazos para el sexto tramo del acuerdo que completaría el desembolso del 88 por ciento de los 56.000 millones de dólares comprometidos por el FMI.

 

Fuente: Página 12